|

Actividades físicas para protrusiones cervicales: ¿Qué puedo hacer?

¡Hola amigos!

Hoy quiero compartir con ustedes un tema que puede ser de gran interés para quienes, como yo, han sido diagnosticados con protrusiones cervicales y se preguntan qué actividad física pueden realizar.

En mi caso, después de recibir el diagnóstico, me sentí un poco perdido y preocupado por no poder seguir practicando deportes o ejercicios. Sin embargo, después de investigar y hablar con especialistas, descubrí que hay muchas opciones que puedo considerar.

En este artículo, quiero compartir con ustedes algunas de las opciones que he encontrado y que pueden ser útiles para quienes están en una situación similar.

¡Sigue leyendo y descubre cómo puedes seguir manteniéndote activo y saludable, incluso con protrusiones cervicales!

¿Protrusión discal: ¿Qué ejercicios evitar?

Protrusión discal: ¿Qué ejercicios evitar?

Si te han diagnosticado una protrusión discal, hay ciertos ejercicios que debes evitar para evitar empeorar la condición. Una protrusión discal ocurre cuando el disco intervertebral se abulta y sobresale de su posición normal, lo que puede provocar dolor y otros síntomas.

Algunos ejercicios que debes evitar si tienes una protrusión discal son:

Ejercicios de impacto: Los ejercicios que implican saltar o correr pueden ser perjudiciales para las personas con una protrusión discal. El impacto repetitivo puede agravar la lesión y empeorar el dolor. Evita ejercicios como correr, saltar a la cuerda o hacer saltos de tijera.

Ejercicios de levantamiento de pesas: Los ejercicios de levantamiento de pesas que involucran la espalda baja pueden poner presión en la columna vertebral y empeorar la protrusión discal. Evita ejercicios como sentadillas, levantamiento de pesas olímpicas y peso muerto.

Leer también:  Auto e para una mandíbula y musculatura de masticación saludables

Ejercicios de estiramientos excesivos: Los ejercicios de estiramiento que implican doblarse hacia adelante o hacia atrás demasiado pueden agravar una protrusión discal. Evita ejercicios como el puente, la rueda y la flexión hacia adelante sentada.

Ejercicios de rotación de la columna vertebral: Los ejercicios que implican rotación de la columna vertebral pueden aumentar la presión en los discos intervertebrales y agravar la protrusión discal. Evita ejercicios como el torsión espinal y la torsión de pie.

En lugar de estos ejercicios, es recomendable que hagas ejercicios que fortalezcan los músculos de la espalda y del abdomen, como el puente de glúteos, la plancha y el levantamiento de piernas.

Recuerda siempre consultar con tu médico o fisioterapeuta antes de comenzar cualquier programa de ejercicios si tienes una protrusión discal.

¿Qué deporte con problemas cervicales?

Si te han diagnosticado protrusiones cervicales, es importante que evites deportes que impliquen movimientos bruscos o impactos en la zona cervical. Algunas opciones seguras para realizar actividad física son:

Natación: La natación es una excelente opción para mantenerse en forma sin ejercer presión en la columna vertebral. Además, el agua proporciona un soporte natural para el cuerpo, lo que reduce el riesgo de lesiones.

Caminar: Caminar es una actividad de bajo impacto que se puede realizar en cualquier lugar y en cualquier momento. Es una excelente manera de mantenerse activo sin ejercer presión en la columna vertebral.

Yoga: El yoga puede ayudar a fortalecer los músculos del cuello y la espalda, lo que puede reducir el riesgo de lesiones. Es importante elegir un instructor de yoga que tenga experiencia trabajando con personas con problemas cervicales.

Leer también:  Desenmascarando los secretos de las contracturas y puntos gatillo

Pilates: El Pilates es una opción segura para personas con problemas cervicales, ya que se centra en fortalecer los músculos centrales del cuerpo sin ejercer presión en la columna vertebral.

Recuerda siempre consultar con un médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, especialmente si tienes problemas cervicales. Además, asegúrate de escuchar a tu cuerpo y detener cualquier actividad que cause dolor o incomodidad.

¿Mejorar protusión cervical?

Si te han diagnosticado una protusión cervical, es importante que tengas en cuenta ciertas actividades físicas que puedes realizar sin poner en riesgo tu salud.

En primer lugar, es recomendable que evites deportes de contacto o de impacto, ya que pueden aumentar la presión en la zona cervical y empeorar la protusión. Por tanto, es mejor optar por actividades de bajo impacto, como caminar, nadar o hacer yoga.

Además, es importante que realices ejercicios de fortalecimiento de los músculos del cuello y la espalda, ya que te ayudarán a mantener una buena postura y a reducir la presión en la zona cervical. Algunos ejercicios recomendados son el puente cervical o las flexiones de cabeza y cuello.

Por otro lado, es importante que evites estar sentado o en la misma posición durante largos periodos de tiempo, ya que esto puede aumentar la presión en la zona cervical. Si trabajas sentado, es recomendable que te levantes y estires cada cierto tiempo.

¿Deporte con hernia cervical?

Si te han diagnosticado protrusiones cervicales, es normal que te preocupe realizar actividad física. La verdad es que depende del tipo de deporte que quieras practicar y el grado de tu lesión cervical.

Debes tener en cuenta que algunos deportes pueden ser más riesgosos que otros para tu columna cervical. Por ejemplo, deportes de contacto como el fútbol americano o el rugby, o deportes que requieren movimientos bruscos como el boxeo, pueden ser peligrosos y aumentar el riesgo de lesiones.

Leer también:  Descubre la Importancia de la Troclea Humeral y Femoral en tu Cuerpo

Por otro lado, existen deportes de bajo impacto que pueden ser beneficiosos para tu salud y no empeorarán tu hernia cervical. Algunos ejemplos son:

Natación: Es un deporte de bajo impacto que no ejerce presión sobre tu columna vertebral. Además, fortalece los músculos de tu espalda y cuello.

Caminata: Es una actividad física sencilla que puedes realizar al aire libre. No ejerce presión sobre tu columna cervical y es beneficioso para tu sistema cardiovascular.

Pilates: Este deporte es muy beneficioso para fortalecer los músculos de tu abdomen y espalda, lo que puede ayudar a aliviar el dolor cervical.

Recuerda que siempre es importante consultar con tu médico antes de comenzar cualquier actividad física, especialmente si tienes una lesión cervical. Él podrá recomendarte el deporte que mejor se adapte a tus necesidades y limitaciones.

Esperamos que este post sobre las protrusiones cervicales te haya resultado útil e informativo. Recuerda que siempre es importante consultar a un profesional de la salud antes de iniciar cualquier actividad física o tratamiento para esta condición. Si tienes alguna pregunta o comentario, no dudes en dejarnos tu opinión y ayudar a otros lectores con tus experiencias. ¡Gracias por leernos y esperamos tus comentarios!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.